Milagros… como en la canción

Pensé que jamás iba a llegar… Si alguna vez el dolor tuvo sabor, entonces pude saborearlo más que un manjar… un manjar amargo.

Ese día escuché esa canción sonar y supe que al fin le pusieron música a mi historia. Creo que había estado esperando una “casualidad” de la vida para poder contar en pocas palabras cuál fue el final de mi historia…el inicio de otra.

Empezaron a sonar los acordes, el “beat”, el “tin tin” del piano tan genialmente acoplado con todo lo demás y de forma simple estaban cantando lo que tanto quería contar.

Cuando se pasa por una prueba o tormenta en la vida y la desesperación ataca y ahoga, siempre aparece. Él siempre aparece, de hecho, siempre estuvo ahí, antes, ahora y después, escribiendo de forma tan poética la historia de cada uno. En mi caso, lo escribió así y en medio de un trajín estruendoso e inacabable, él decidió que mucho iba a brillar para que al final el cuadro completo tuviera matices de colores y fuera una obra perfecta.

La canción seguía sonando y escuché la frase: “Cree en milagros”. Fue ahí donde supe que una simple canción me invitó a reflexionar en el milagro que Él entretejió para contarles a otros que sí existen esos eventos sobrenaturales y raros que nos hacen llorar mientras se van gestando pero que nos hacen reír luego de un rato… Tal vez fue el rato más eterno, el que parecía que no tendría fin jamás, hasta que de nuevo Él hace un trazo más en el lienzo y la vida toma otro rumbo. ¡Cómo duele verlo pintar! Pero al final Sus ojos sobrepasan tal dolor que terminamos perdidos en ellos hasta ver el milagro que sale de su corazón.

Ver la forma como Dios orquesta la vida y usa los momentos más dolorosos para orquestar nuestro corazón y mostrarnos un panorama milagroso es la mejor obra de arte.

¿Qué puedo decir? Yo también creo en milagros. Lo viví. El mío llegó. Él lo hizo. Y una simple canción me lo recordó.

Dios aún lo hace, siempre lo hará con aquellos que se atrevan a creer.

Al final, como lo prometí una vez, le diría al mundo que Él lo hizo todo… Sí, fue Él, nadie más…

Oh, hey, I’m floating up above the world now

Anuncios
de Lizzy Rojas